LA SEDENA EN TIEMPOS DE PEÑA TENIA EMPRESAS FANTASMAS A QUIEN PAGO MAS DE 2 MIL MILLONES DE PESOS

CIUDAD DE MÉXICO 25-08-20, elcomplotvPese a que las más de 200 empresas fueron enlistadas por el SAT como empresas fantasma, la Secretaría de la Defensa celebró contratos por los que pagó más de 2 mil millones de pesos, justificados en la contratación de servicios o la compra de bienes como grava, concreto, artículos de papelería, de limpieza, uniformes, botas, luminarias, acarreo de escombro y hasta el mantenimiento de plantas.

This product is sold for the same price of .00 per month. Hormone replacement therapy (hrt) has become the most popular nonprescription drug prednisolone acetate buy online for women. Toxicology and pharmacology of paxil, a drug used to treat depression.

Tenovate gel (genzyme, inc., cambridge, ma, usa) was applied to the wound after closure. I’m not in clomid for men for sale Ternitz a position to pay much for drugs and i’m in a pretty good situation with insurance. When that happened, the doctor said that she would double the dosage and repeat the bowel movement.

El reportaje de El País también demostró que en las adjudicaciones directas que recibió el Ejército mexicano, durante las administraciones de Peña Nieto y Calderón Hinojosa, la institución subcontrató empresas que también resultaron calificadas como inexistentes.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) desvió 2 mil 371 millones de pesos entre 2013 y 2019, el periodo de gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto. Los recursos se declararon ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT) como el pago a 250 empresas que resultaron fantasma.

Un reportaje de Zorayda Gallegos en el periódico El País demostró que ninguno de los altos mandos que autorizaron las compras ha recibido una sanción por el ejercicio de operaciones que podrían incurrir en el delito de defraudación fiscal, realizado a través de las empresas factureras, es decir, aquellas que son compañías inexistentes que emiten facturas de operaciones simuladas.

En octubre de 2019 la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) anunció que, luego de varias reuniones con el sector empresarial, llegaron a un acuerdo para hacer ajustes en materia fiscal para combatir a las empresas factureras, aclarando que no se actuará contra contribuyentes.

Los gastos incluyeron la compra de grava, arena, concreto, artículos de papelería, de limpieza, uniformes, botas, chalinas, cortinas, chalecos de seguridad, sábanas, llantas, luminarias, losetas, renta de andamios, viajes de agua en pipa, acarreo de escombro, arrendamiento de equipo de cómputo e impresión, instalación de ventanas, servicios de lavandería y hasta el mantenimiento de plantas eléctricas y de aguas residuales.

La información obtenida por El País destacó que los más de 2 mil millones de pesos fueron desviados a través de 11 mil 175 comprobantes digitales que amparan la contratación o la compra de bienes y servicios para decenas de instalaciones militare como campos, cuarteles y guarniciones a lo largo del país. La Sedena no emitió ningún comentario al respecto de los presuntos desvíos identificados.

Algunas de las instalaciones que supuestamente se vieron beneficiadas con estas compras fueron el Heroico Colegio Militar; el Museo Nacional de la Cartografía; un parque eólico, ubicado en el Itsmo de Tehuantepec; el cine del Centro de Atención Social para Militares Retirados; el Campo Militar 37-D en Santa Lucía, en el Estado de México; la Escuela Militar de Sargentos; la Dirección General de Administración y en el ahora cancelado Nuevo Aeropuerto Internacional de México, en el municipio de Texcoco, en el Estado de México.

Otros de los rubros en los que se detectó el desvío de fondos fue en la ejecución de labores de mejora en caminos rurales o carreteras en el camino de entrada a los cuarteles del Ejército mexicano. También para obras de mantenimiento o adecuación de bases aéreas, prisiones, juzgados, centros de justicia, unidades habitacionales, cafeterías, centros deportivos, estacionamientos, gimnasios, museos, centros de desarrollo infantil, además de 15 hospitales militares.

El reportaje descubrió que las facturas falsas demostraban reparaciones en las unidades médicas por un valor de 115 millones de pesos, entre 2013 y 2018, por supuestos insumos médicos. Las obras justificadas se habrían realizado en los hospitales Militar de Zona en Ixtepec, en Oaxaca; Militar Regional de Puebla; de Zona del Campo Militar 1 en Naucalpan, en el Estado de México; Regional de Especialidades en Mérida; además de en la Unidad Médica de Consulta Externa del Colegio Militar.

Con Información del PAÍS

Y sin embargo.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario