VACUNA DE OXFORD DEJA A VOLUNTARIO PARALITICO, LUEGO DE APLICÁRSELA

CIUDAD DE MÉXICO 10-08-20, Elcomplotv De acuerdo con el New York Times, el paciente por el que se frenaron los ensayos de la vacuna tiene esta enfermedad que afecta a la médula espinal

I am taking this as it will control my fever and prevent my chills. This medicine can also be used https://theskytall.com/tag/blog/ to treat urinary tract infections and bronchitis. In this article, we will try to answer your questions about how they work, how to use them, and, more.

Generic lipitor is the brand name of the drug lipitor (atorvastatin calcium), a popular medication for the treatment of high blood cholesterol and risk factors for cardiovascular disease. It is taken orally https://patchworkmona.cz/polstare in the form of capsule and a solution. We have a wide range of zithromax online to suit every customer.

De acuerdo con el New York Times, la mielitis tranversa causó la detención de los ensayos clínicos de la vacuna contra la Covid-19 desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca, en colaboración con los gobiernos de México y Argentina.

El diario estadounidense refiere que el paciente que se sometió las pruebas de vacunación fue diagnosticado con mielitis transversa. Las investigaciones buscan saber si el afectado tenía esa enfermedad con anterioridad, si la adquirió tras la inyección o si se trató solamente de una casualidad.

Pero aunque sea muy raro, también existen relatos en revistas médicas de casos de mielitis transversa que surgieron después de aplicarse la vacuna contra la hepatitis B o contra el sarampión, paperas y varicela.

¿Qué es la mielitis transversa?

Según la página de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, la mielitis transversa “es un trastorno neurológico causado por inflamación en ambos lados de un nivel, o segmento de la médula espinal, lo que puede causar la interrupción de las comunicaciones entre los nervios de la médula espinal y el resto del cuerpo”.

LaS causas para padecer la enfermedad son:

  • Infección bacterial, viral, y/o parasitaria
  • Trastornos del sistema inmunitario como lupus o esclerosis múltiple
  • Trastornos de los vasos sanguíneos que afectan a la columna vertebral

Los síntomas de este mal tienen que ver con la pérdida de la función de la médula espinal, lo que comienza con dolores en la zona lumbar. Quien contrae la mielitis transversa presenta:

  • Debilidad muscular
  • Parálisis en los pies
  • Retención urinaria
  • Pérdida del control intestinal
  • Información del Pais

El período de la recuperación generalmente comienza dentro de las 2 a 12 semanas del inicio de los síntomas y puede continuar hasta por 2 años.

La mielitis transversa se puede definir como un trastorno inflamatorio de la médula espinal, este es un proceso inflamatorio que genera daños en una sustancia grasosa que recubre las fibras nerviosas y que se denomina mielina.

La médula espinal recibe y transmite todos los mensajes del sistema nervioso, es decir, recibe desde diferentes áreas del cuerpo y transmite hasta los centros cerebrales a través de terminales nerviosos que contiene la médula, la mielina es la sustancia encargada de aislar los axones y transmitir satisfactoriamente todos los impulsos entre las neuronas.

La mielitis transversa aguda es una hinchazón que afecta los dos lados de una parte de la columna, generando síntomas como dolor en la espalda, debilidad en la piernas o brazos, parálisis e incluso disminución de la sensibilidad en las manos, siendo a veces confundida con poliomielitis.

Su principal característica es la inflamación de la columna, que produce parálisis y deja los músculos débiles y blandos, una situación llamada mielitis flácida aguda.

Generalmente esta inflamación es causada por una infección, pero también puede surgir debido a una enfermedad autoinmune que termina atacando las células de la médula espinal sanas.

Qué causa la mielitis transversa

Aún no se sabe cuál es la causa exacta de la mielitis transversa, sin embargo, existen algunas condiciones que parecen aumentar el riesgo de desarrollar este padecimiento como:

  • Infecciones virales, especialmente en el pulmón o en el sistema digestivo;
  • Infecciones por parásitos como toxoplasmosis o cisticercosis;
  • Esclerosis múltiple;
  • Neuromielitis óptica;
  • Enfermedades autoinmunes como lupus o síndrome de Sjörgen.

 

 

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario